Sitios webs en los que toda precaución es poca…

Como dicen por ahí, todo lo bueno de la vida es ilegal, es inmoral o engorda; es la letra de una famosa canción, pero viene perfectamente a colación para el tema al que quiero llegar. En la navegación por  internet, esa frase es especialmente cierta, y suponer entrar a ver culonas xxx tiene mucho más peligro que el revisar la prensa del día es algo que a cualquiera se le ocurre; de hecho, todo aquel que ha navegado un poco por la red de redes se ha dado cuenta perfectamente que, si hay ciertas webs que tienen el 90% de dejarte un regalito en forma de archivo sospechoso después de visitarlas, de seguro tiene algo que ver con la pornografía, no hay duda alguna.

Gracias al boom que tuvieron este tipo de webs cuando internet se convirtió en la novedad a nivel de usuario, hubo muchos que intentaron socavar la escasa seguridad que en aquellos entonces tenían los equipos informáticos; ahora que no había que luchan contra las medidas de seguridad de las empresas y corporaciones que usaban su intranet para su comunicación, y sólo se enfrentaban a unos cuantos cortafuegos no demasiado potentes y a unos navegantes que tenían poca conciencia del peligro, troyanos, programas espías y virus informáticos empezaron a campar a sus anchas, y claro está, acechaban con mucha más seguridad en aquellos sitios webs que tenían más visitantes: claramente, todas aquellas que tenían algún tipo de contenido para adultos.

Lo mejor es que en muchas ocasiones sus ataques quedaban impunes, y eran capaces de hacer verdaderos destrozos en la seguridad de cualquier ordenador doméstico, básicamente por dos razones: una, porque la seguridad en aquellos momentos no estaba muy desarrollada, eran los primeros momentos de la navegación online y el software no estaba lo suficientemente especializado; y dos, porque nadie quería reconocer que su pc se había infectado por estar viendo porno por internet. Por la primera razón, algunos técnicos informáticos salvaban los discos duros de los equipos, aunque la información que podía haberse escapado no era recuperable; pero la segunda impedía luchar contra esos ataques, pues sin que el usuario explicara su origen, era difícil estudiarlo y crear herramientas para evitar que se repitieran las mismas historias.

Y ahora, ¿en qué punto estamos? Bueno, queremos suponer que hemos avanzado mucho, no sólo en la creación de medidas de seguridad, en su eficacia y facilidad de uso, sino también entendiendo que realmente los peligros existen. ¿Y qué hay entonces de las webs porno? Pues por desgracia, hay que decir que siguen suponiendo un riesgo, aunque, curiosamente, ya no se encuentran entre las principales culpables de los ataque (su visita, se entiende, a veces estos sitios online ni cuenta se daban de era portadora de archivos maliciosos); pero de todas formas, ver videos de tias buenas desnudas, jovencitas zorreando o latinas con las tetas grandes sigue siendo un peligro latente para la seguridad de nuestros equipos. Claro que a lo mejor ver un documental de culos grandes es un riesgo también, no debemos pensar que por tener pinta de un asunto intelectual, no se tenga que asumir un riesgo; y es que también depende de la seguridad y confianza del sitio web en cuestión.

No es banal esto último, los nuevos softwares de protección online incluyen herramientas que catalogan las páginas webs y las dividen en sitios más o menos confiables; puede que todavía no sean muy fiables, o que sus criterios no sean los más acertados, pero claramente es un factor a tener en cuenta, pues la experiencia de los usuarios, que ya no son tan ignorantes (en el buen sentido de la palabra) como los primeros cibernautas, es un punto bastante certero para saber si la visita a una web en concreto es una buena idea o no. De cualquier forma, no lo dudes: lo mejor es tener un buen sotfware de seguridad, y practicar la navegación online segura.

Deja un comentario